Las políticas municipales no pueden contener las crecientes desigualdades sociales y el incremento de la pobreza, pero pueden ser ejemplo de que hay otra forma de organizar la vida, más tierna y más digna

[Artículo escrito con Laura Pérez y publicado en El Periódico el viernes 30 de octubre de 2020]

La agencia norteamericana de cooperación US Aid lleva décadas repartiendo comida en el cuerno de África y no por ello va a acabar con el hambre en la región. En Barcelona hemos triplicado el número de plazas en alojamientos para personas sin hogar en los últimos años, y cada vez hay más gente durmiendo en la calle. Frente a la crisis sanitaria y social que ha provocado el covid-19, los servicios sociales están atendiendo a más personas que nunca, pero no van a acabar con la pobreza ni las desigualdades sociales. Del mismo modo que hay causas estructurales que perpetúan el hambre en el mundo, también hay causas estructurales que sostienen las desigualdades en las ciudades.

Leer artículo: https://www.elperiodico.com/es/opinion/20201030/ciudades-frente-pobreza-politicas-municipales-crisis-social-coronavirus-8182719