+ arguments?

Albert Sales

Tras la malnutrición infantil hay una legión de madres destrozadas

[versió en català aquí]

Parece una obviedad, pero la manera como los medios de comunicación de masas explican el impacto de la crisis en la infancia hace necesario recordarlo: detrás de cada niño que no puede alimentarse correctamente hay una madre malnutrida y emocionalmente destrozada. Y en muchos casos también hay abuelas, abuelos, padres… Que los niños y las niñas pasen hambre es un drama que pone de manifiesto el estrepitoso fracaso del proyecto político neoliberal y de la respuesta del estado a las carencias de la ciudadanía. Sin duda hay que hablar de medidas paliativas y asistenciales para atender las capas más vulnerables de la población infantil y adulta por imperativo moral y para evitar males mayores, pero la solución a la malnutrición infantil no es la caridad.

Poner el foco mediático en los “pobres niños que no pueden comer” y olvidar las realidades extremas que viven las familias genera una imagen distorsionada de la realidad de los hogares en situación de pobreza. La prensa y la sociología conservadora anglosajona tiene mucha experiencia en la utilización de los dramas de la infancia para estigmatizar y descalificar a sus familias. La imagen de la familia “disfuncional” o “desestructurada” en la que las necesidades de niños y niñas quedan desatendidas por la incapacidad de padres y madres es recurrente, y sirve para justificar el abandono institucional de los barrios y de las familias en situación de exclusión atribuyendo sus desgracias a actitudes, valores y vicios individuales de las propias personas afectadas. Victimizando a los niños de las carencias de sus padres y madres los condenamos a la reproducción de las desigualdades. Los niños y niñas que hoy sirven para promover la caridad se convertirán en adolescentes problemáticos a los que habrá que controlar con soluciones policiales. Y la culpa siempre recaerá sobre sus madres y padres.

La realidad se terca y se empeña en demostrarnos que la vida de las familias en situación de pobreza es más compleja que la que nos presenta el relato de la underclass. La norma, no exenta de tristes excepciones, en los barrios más empobrecidos de nuestras ciudades es que las madres que no pueden alimentar correctamente a sus niños pasen hambre y penurias físicas y psicológicas extremas. Y las causas poco tienen que ver con los vicios individuales. Las altas tasas de desempleo y la pobreza económica derivada de la recesión, convergen con unos recortes de prestaciones y de apoyo institucional que se han cebado con las capas más vulnerables de la población. El vergonzoso episodio del PIRMI en Cataluña en agosto de 2011 y la reducción drástica de las becas comedor son un buen ejemplo de recortes selectivas e ideológicas. Selectivas porque afectan a los colectivos con un acceso más difícil a la protesta social y los medios de comunicación. Ideológicas porque erradican cualquier posibilidad de hablar de derechos sociales convirtiendo ayudas y prestaciones en políticas graciables dirigidas “a los pobres”.

3 comments on “Tras la malnutrición infantil hay una legión de madres destrozadas

  1. Retroenllaç: Tras la malnutrición infantil hay una legión de madres destrozadas | txemabcn

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on Juny 11, 2013 by in Exclusió social i pobresa and tagged , , , , , , .
%d bloggers like this: